Qué hacer en caso de un accidente con niños

¿Qué hacer en caso de un accidente con niños?

qué hacer en caso de un accidente con niños, accidentes más frecuentes con los pequeños

 

 

Los accidentes son cosa de todos los días y más cuando los pequeños de la casa son los protagonistas. Ya sea durante una fiesta infantil o simplemente en la vida cotidiana, las caídas, los golpes y rasguños son cosas muy frecuentes, ya sea por descuido o por el simple hecho de que juegan, corren y saltan de un lado a otro.

Es por ello, que debemos estar preparados ante cualquier tipo de contingencia que involucre a nuestros pequeños, el tiempo y reaccionar de forma inmediata son cosas fundamentales de vida o muerte.

Quemaduras. Este es uno de los accidentes más frecuentes, pues con facilidad tienen acceso a encendedores, cerillos, cohetes o a la propia estufa de la cocina. Suponiendo que se trata de una quemadura leve lo primero es tratar la herida con una gasa esterilizada y, sobre todo, nunca aplicar pomadas o remedios caseros sin antes consultar a un médico especialista.

En épocas decembrinas este tipo de accidentes se agudizan, por el uso de los fuegos artificiales así que nunca dejes a los pequeños usarlos sin la supervisión constante de un adulto responsable.

Atragantamiento y asfixia. El atragantamiento por objetos o comida es uno de los incidentes más comunes que les ocurren a los niños. De entrada, te recomendamos evitar que tu hijo acceda a juguetes que involucren piezas muy pequeñas.

Un error súper común es intentar sacar el objeto con los dedos, si se trata de un niño pequeño lo recomendable es tomarlo por los pies mirando hacia abajo y golpear su espalda a la altura de los hombros para lograr que expulse el objeto.

En caso de que tu hij@ se esté atragantando y deje de respirar se recomienda acudir a primeros auxilios como la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar). Seguramente, como la mayoría no tendrás la capacitación suficiente, sin embargo, hacer algo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Ante ello, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda practicar la reanimación cardiopulmonar con las manos. Es decir, aplicar compresiones de pecho sin interrupción de 100 a 120 por minuto hasta que lleguen los paramédicos. Para más información da clic aquí.

Caídas. Los pequeños se la pasan corriendo y brincando de un lado a otro, es por ello que las caídas son muy frecuentes. Si la contusión fue leve lo más recomendable es poner rápidamente una bolsa de hielo sobre la zona lastimada. Sin embargo, es caso de tratarse de una fractura lo primero que se debe hacer es inmovilizar el miembro con algún objeto rígido como una tabla y llevar de inmediato al hospital.

Para prevenir caídas te recomendamos evitar que tus peques anden por ahí cuando están los pisos mojados o dejar objetos que obstaculicen el libre tránsito en pasillos y escaleras. De igual forma, trata de mantener limpias las superficies y libres de aceites o grasas. Ojo, nunca utilices sillas o bancos como escaleras.

Toma accidental de medicamentos. Otra de las eventualidades comunes en los hogares es que los pequeños ingieran medicamentos y sufran intoxicación por su ingesta. La primera recomendación es que provoques el vómito en el niño. De igual forma, debes investigar el tipo de medicamento ingerido y será muy útil que calcules el tiempo transcurrido hasta ese momento. Toda esa información se la deberás proporcionar a los médicos en el hospital.

Descarga eléctrica. Los enchufes en el hogar son sumamente peligrosos para los niños, es por ello que, de entrada, te recomendamos mantener con protecciones las tomas de corriente. Si tu peque ha sufrido una descarga, lo primero es que bajes el switch de la toma general de tu casa y lo alejes del punto de energía.  De no hacerlo, tú también corres el riesgo de sufrir una descarga. Si tu pequeñ@ está inconsciente y no respira de igual forma es recomendable aplicar la RCP.

Te recomendamos ser muy cuidadoso en épocas como Navidad, ya que las series de luces navideñas pueden generar mucha curiosidad en los pequeños y terminar ocasionando un accidente por descarga eléctrica.

Ahora que ya sabes cuáles son los accidentes más comunes que les pueden ocurrir a los pequeños y qué hacer ante ello, también te recomendamos tener a la mano un botiquín de primeros auxilios y que este contenga elementos básicos como: agua oxigenada, gasas, curitas, alcohol y merthiolate, que funciona como un antiséptico y desinfectante auxiliar en heridas superficiales y raspones. 

Recuerda que ante cualquier siniestro puedes llamar al 911 y recibirás de manera inmediata los servicios de emergencia. Y en el caso de que seas anfitrión de una fiesta infantil, no olvides tener los números de teléfono de todos los padres de familia de los pequeños invitados.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *